Los enemigos de los libros
Los enemigos de los libros

Los enemigos de los libros

16,50€

Los enemigos de los libros

Contra la biblioclastia, la ignorancia y otras bibliopatías

William Blades 

Prólogo de Andrés Trapiello

Epílogo de Javier Jiménez

Traducción y notas de Amelia Pérez de Villar

 «Es una gran lástima que existan tantos enemigos catalogados de los libros que trabajan por la destrucción de la literatura, y que tan a menudo acaben consiguiendo su triste objetivo.»

«Bien mirado, la posesión de todo libro antiguo es una encomienda sagrada, de tal suerte que cualquier propietario consciente de lo que tiene, o cualquier custodio, debería pensar que ignorar su responsabilidad en la materia es igual que para un padre dejar de atender a su hijo.»

Blades, con espíritu curioso, rastrea con mentalidad científica las amenazas constantes, sus causas y consecuencias, a las que están sometidas nuestras preciosas y preciadas bibliotecas, públicas y privadas. Por lo demás, no falta el momento para la anécdota chusca y el sentido del humor al narrar decenas de historias sobre la pérdida y destrucción de libros. Especialista en la vida y la obra de William Caxton, el primer impresor de Inglaterra, Blades recorre bibliotecas en busca de singulares volúmenes, y rastrea la pista de libros raros y joyas bibliográficas, olvidados en algún desván, malvendidos a un librero analfabeto, o medio destruidos por el capricho o el descuido de sus dueños.

Su bibliomanía, su pasión por los libros antiguos, valiosos y bellos, lejos de responder a un interés personal, estuvo siempre al servicio de la sociedad: Blades tuvo, quizá por británico, una alta conciencia de lo público, es decir, de que su labor era en beneficio de la comunidad, y que el rescate de esas joyas bibliográficas no tenía mejor fin que el de engrosar y proteger el patrimonio cultural de la sociedad en la que vivía.

Categorías: ,

Descripción del Producto

Los enemigos de los libros

Contra la biblioclastia, la ignorancia y otras bibliopatías

William Blades 

Prólogo de Andrés Trapiello

Epílogo de Javier Jiménez

Traducción y notas de Amelia Pérez de Villar

 

Los enemigos de los libros
Los enemigos de los libros

«Es una gran lástima que existan tantos enemigos catalogados de los libros que trabajan por la destrucción de la literatura, y que tan a menudo acaben consiguiendo su triste objetivo.»

«Bien mirado, la posesión de todo libro antiguo es una encomienda sagrada, de tal suerte que cualquier propietario consciente de lo que tiene, o cualquier custodio, debería pensar que ignorar su responsabilidad en la materia es igual que para un padre dejar de atender a su hijo.»

Blades, con espíritu curioso, rastrea con mentalidad científica las amenazas constantes, sus causas y consecuencias, a las que están sometidas nuestras preciosas y preciadas bibliotecas, públicas y privadas. Por lo demás, no falta el momento para la anécdota chusca y el sentido del humor al narrar decenas de historias sobre la pérdida y destrucción de libros. Especialista en la vida y la obra de William Caxton, el primer impresor de Inglaterra, Blades recorre bibliotecas en busca de singulares volúmenes, y rastrea la pista de libros raros y joyas bibliográficas, olvidados en algún desván, malvendidos a un librero analfabeto, o medio destruidos por el capricho o el descuido de sus dueños.

Su bibliomanía, su pasión por los libros antiguos, valiosos y bellos, lejos de responder a un interés personal, estuvo siempre al servicio de la sociedad: Blades tuvo, quizá por británico, una alta conciencia de lo público, es decir, de que su labor era en beneficio de la comunidad, y que el rescate de esas joyas bibliográficas no tenía mejor fin que el de engrosar y proteger el patrimonio cultural de la sociedad en la que vivía.

 

Reseñas

No hay reseñas todavía.

Se el primero en valorarlo “Los enemigos de los libros”